S?bado, 23 de agosto de 2008
Dado que en verano no apetece ponerse a elaborar postres de horno, uno se busca las mañas para saciar su voraz apetito dulzón.
Llevo semanas haciendo al fuego panna cottas ideados por mi, con resultados sabrosos, y la última semana me quedé con ganas de hacer flan (de estos de sobre) pero como siempre con mis toques personales.
Hace poco, en un supermercado Día junto a mi casa, vi en la parte de dulces que se venden al peso unas 'tortas de Alcázar'. Nunca las había probado y sabía que eran un poco secas, pero se me encendió la bombilla en la mente para utilizarlas con un flan especiado de los míos y darle otro toque. Compré también un brick de nata porque quise experimentar en sustituir parte de la leche que se le pone a estos flanes, por nata.
Compré el envase individual de dos tortas, la nata, y en Mercadona un paquete de preparado de flan. Le puse mi arte, y no imagináis la cosa tán rica y sencilla que me ha salido, cremosa y suave. Dan ganas de comerse los cuatro flanes juntos.
Lo he titulado Cremoso de Alcázar y estaba deseando daros la receta. ¿Queréis un postre sencillo con el que sorprender en el final de una buena comida? Tomad nota.

INGREDIENTES PARA 4 FLANES CREMOSOS
- Un sobre de preparado de flan para 4 unidades (yo compré el de Hacendado, Mercadona, porque lo elabora la empresa de Flan Chino Mandarín y es muy económico)
- Un sobre de 2 tortas de Alcázar (de venta en Día y en Mercadona)
- Un vaso de leche (yo utilicé semidesnatada calcio Hacendado)
- Un brick de nata de cocinar de 200ml (yo utilicé el de marca Día)
- Una cucharadita de anís en grano (se vende en bote de especias, yo utilizo el Hacendado)
- Una cucharadita rasa de canela en polvo de calidad (Hacendado, La Barraca, etc)

Para servirlos yo utilizo en vez de flaneras unas tarrinas individuales de cristal, de esas que vienen con los postres Montero, que quedan vistosas. Las iba guardando cuando me los comía y vienen muy bien para servir cremas, panna cotta y flanes.

En primer lugar tenemos que majar en el mortero el anís reduciéndolo lo máximo posible a polvo...o al menos que se vea que parte de él está molido. Si no tenemos mortero/almirez, ponemos la cucharadita de anis en una servilleta de papel, la doblamos, y golpeamos la servilleta con una maza sobre una superficie dura hasta que se vea bastante anís molido. Tenemos que pensar que cuanto más molido esté, más se impondrá su sabor sobre el de la vainilla y la canela y por tanto se notará el conjunto de especias.
Quien quiera, que le ponga caramelo a los moldes, aunque invito a no hacerlo. Igualmente no se pegará al molde y el sabor será mejor sin el caramelo.

Con ayuda de un cuchillo separamos las tortas de Alcázar de su papel de estraza y las cortamos con la forma del fondo de los moldes (yo directamente ponía los moldes bocabajo encima de la torta, presionaba girando y salían los discos de bizcocho). Introducimos esta base de bizcocho en los moldes y la presionamos ligeramente para que quede en el fondo (aunque luego suba).

Ponemos el contenido del sobre de 4 flanes en un cazo seco y añadimos poco a poco, removiendo con varillas, el vaso de leche, de forma que no queden grumos. A continuación la nata del mismo modo. Batimos bien. Incorporamos el anís, sacudiendo bien la servilleta o el mortero para que caiga todo el polvillo, y la canela en polvo. Volvemos a batir y ponemos a fuego lento.
Es imprescindible tenerlo a fuego lento sin parar de remover, todo el tiempo que haga falta, hasta que comience a hervir. No debemos subir el fuego para que tarde menos, porque se nos pegará al fondo. Estaremos mínimo 10 minutos así. Cuando veamos que al parar de remover un momento se ve burbujear desde el fondo, batiremos bien y retiraremos del fuego.

Con ayuda de un colador, ir repartiendo el contenido entre los 4 moldes por igual.
Dejar que reposen a temperatura ambiente sin moverlos.

Aproximadamente 30 o 45 minutos después, cuando se hayan templado y estén casi fríos, taparlos con papel film y meterlos en la nevera.
Una o dos horas después estarán en su mejor momento.
Si habéis seguido los pasos tal cual, descubriréis una nueva textura de flan casero, suave, cremoso, especiado y con un bizcocho que no le aporta ese sabor a aroma artificial que dan las magdalenas.
Delicioso y sencillo. ¡Probad!

¡Atención a la foto que hice ayer!


Tags: FLAN, POSTRE, CREMA

Publicado por Slovie @ 19:41  | POSTRES Y TENTACIONES
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios